22 de febrero de 2024
Orchillas

Las «orchillas» y su interés por el color púrpura.

Durante siglos el comercio de las «Orchillas», unos líquenes fruticulosos que crecen sobre las rocas en los muros y riscos volcánicos (Roccella sp.), supuso una importante fuente de ingresos para las Islas Canarias. De hecho, las crónicas hablan de una profesión, la del «orchillero», hombres que arriesgaban su vida recolectado tan preciado material liquénico. El interés por este tipo de líquenes reside en su utilización para la obtención de un tinte color púrpura, muy preciado en épocas pasadas. Fue uno de los motivos que llevaron al normando Jean de Béthencourt a ocupar la isla de Lanzarote a principios del siglo XV, aunque existen indicios que se remontan a la época de los Fenicios y, posteriormente, a la de los Cartagineses y Romanos. Estos se referían a Lanzarote y Fuerteventura como las «islas purpurarias», en referencia a la existencia en ellas del liquen tintóreo.

Durante siglos se aceptó al caballero normando Jean de Béthencourt como primer conquistador de las Islas.

A principios del siglo XIV, un comerciante florentino aprendió en el Oriente Próximo la técnica de la extracción del colorante de las orchillas, una industria que posteriormente trasladó a sus descendientes. Del ejercicio de tal actividad artesanal, la familia recibió el apodo de «oricellai», que en italiano significa «orchillero». Poco después, el noble normando Béthencourt consiguió del rey castellano Enrique III todo el apoyo para conquistar las Islas Canarias. Se necesitaron muchos años para tomar las siete islas, ya que los indígenas canarios ofrecieron una gran resistencia. El gran valor que desde antiguo se le atribuyó al color púrpura era debido a que aquel color era representativo de la dignidad de las clases de mayor rango social, desde la realeza hasta los cargos más destacados de la administración civil y religiosa.

Roccella fuciformis fotografiada en las proximidades de Valverde (Isla de El Hierro).  ©Miguel Varona.

En las islas Canarias han sido citadas diez especies de orchillas, siendo dos de ellas, Roccella phycopsis y Roccella tinctoria, las más frecuentes y abundantes, presentes en todas las islas del archipiélago. Pero no hace falta viajar hasta las Canarias para poder verlas. Aquí en la Península Ibérica tenemos una importante población de orchillas en el Cabo de Gata (Almería).

Roccella phycopsis fotografiada en la Sierra del Cabo de Gata (Almería).  ©Miguel Varona.

Miguel Ángel López Varona

Biólogo, Educador Ambiental y Guía de Montaña.

Ver todas las entradas de Miguel Ángel López Varona →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *