1 agosto, 2021

El odio injustificado al Jabalí y su relación con la caza.

Por algún motivo que vamos a tratar de dilucidar en este post, el Jabalí es vilipendiado por la sociedad, un odio injustificado que procede de los sectores vinculados al mundo rural, especialmente el de la caza, apoyado por algunos medios de comunicación afines que no cesan en su empeño de generar pánico entre la población cada vez que alguien graba o fotografía a una familia de jabalíes paseando por las calles de un pueblo o ciudad.

Vamos a tratar de aclarar algunas cosas, para que todo el mundo conozca el papel que desempeña el jabalí en los ecosistemas, y lo que hay detrás de todas esas publicaciones intencionadas que lo único que persiguen es difundir odio hacia la fauna salvaje, a través de informaciones falsas y tergiversadas.

Jabalíes

El Jabalí (Sus scrofa) es un mamífero artiodáctilo de la familia de los Suidos, ancestro salvaje de nuestro cerdo doméstico. Es un animal omnívoro y oportunista, lo que le permite adaptarse fácilmente a todo tipo de hábitats, ya sean bosques de coníferas, bosques caducifolios, dehesas, campos…, incluso ambientes semi-urbanizados próximos a los núcleos de población humana. Complementan su dieta de origen vegetal con una fracción variable animal, principalmente invertebrados, anfibios, huevos y, ocasionalmente, carroña y desperdicios que encuentra en los basureros de muchos pueblos.

Lejos de lo que muchos piensan, el jabalí es un animal pacífico, tranquilo, juguetón y muy sociable. Vive en grupos familiares dirigidos por adultos que velan por la seguridad de los suyos, como lo haría cualquier animal social. Esa “etiqueta” de animal fiero, salvaje y peligroso sólo podría venir de los cazadores, que más de una vez han tenido que enfrentarse a él cuando se ve acorralado por varios perros dándole dentelladas, y por varios hombres armados que le acorralan y degüellan sin piedad.

Sus hozaduras son muy beneficiosas para el suelo forestal, ya que contribuyen a su oxigenación y a la dispersión de las semillas y esporas. Hongos, insectos y aves se benefician notablemente de estas hozaduras. Los revolcaderos son igualmente muy beneficiosos, especialmente para los anfibios. Cada vez que carroñean contribuyen a sanear el ecosistema. Y no olvidemos que los jabalíes siguen siendo presas del lobo, su principal depredador. La abundancia de jabalíes en los bosques favorece la formación de manadas de lobos, y es un hecho incuestionable y constatado por numerosos estudios, que en los territorios donde hay más manadas de lobos apenas se producen conflictos con la ganadería. De modo que la gestión cinegética ejercida sobre el lobo está favoreciendo de manera notable el incremento poblacional del jabalí.

Jabalí

Su gran adaptabilidad, unida a la escasez de depredadores naturales como el lobo, explica lo que es un hecho incuestionable: Las poblaciones de jabalíes crecen aquí y en todos los países de nuestro entorno donde la caza incide de manera notable en los ecosistemas. Esto, unido a las campañas de difamación de la prensa, motiva que aumenten las solicitudes de caza, no solo por parte del sector cinegético, sino también por parte de la población que se queja a los alcaldes.

Pero la realidad es que cada año se cazan más jabalíes mientras la población sigue en aumento de manera exponencial. Cada año se reclaman a la Administración más daños en cultivos y fincas particulares, cada año se producen más accidentes de tráfico causados por jabalíes, cada año aparecen más jabalíes en los cascos urbanos… total: Que se intensifican las cacerías a medida que sigue aumentando la población de jabalíes. Y esto es un hecho constatado con datos precisos y oficiales. La cuestión es por qué.

Es bastante probable que el Cambio Climático, a través de sus fenómenos adversos, esté favoreciendo en cierta medida que los jabalíes tengan a su disposición mayor cantidad de alimento en el medio natural, especialmente durante los inviernos, lo cual contribuye a su tasa de crecimiento poblacional. Numerosos estudios científicos apuntan a que los jabalíes han sido capaces de adaptar sus estrategias vitales en función de la producción de semillas, adelantando la madurez sexual de las hembras e incrementando la fertilidad de las mismas cuando las condiciones son favorables. Otros estudios (Disentangling Natural From Hunting Mortality in an Intensively Hunted Wild Boar PopulationJournal of Wildlife Management, 2008) han demostrado con datos precisos que cuando la presión de depredación ejercida sobre los jabalíes es intensa, las hembras maduran antes y aumenta tanto el número de las camadas como el número de crías por camada. Insisto, estos son hechos constatados, no “opiniones” como las que se ven en las redes sociales.

También se ha podido comprobar que las hembras aprovechan más los recursos tróficos para adelantar la reproducción, es decir, priorizan la reproducción frente a la supervivencia (“Pulsed resources and climate-induced variation in the reproductive traits of wild boar under high hunting pressure“, Journal of Animal Ecology, 2009). Según este estudio, la proporción de juveniles respecto a adultos aumenta más en las hembras que en los machos. Y cuando se comparan poblaciones sometidas a distinta presión cinegética, se observa que la contribución de las hembras juveniles a la reproducción es mucho mayor en las poblaciones sometidas a una intensa presión cinegética.

Dicho esto, tenemos que añadir otro dato no menos importante: En España existen multitud de granjas cinegéticas donde se crían jabalíes para luego soltarlos en los cotos de caza. Y en muchos cotos se les ceba de manera regular. Datos de la DGT: Siete de cada diez accidentes causados por la fauna salvaje se producen por animales cinegéticos. El número de accidentes de tráfico causados por jabalíes se incrementa de manera notable durante la temporada de caza del jabalí. Y muchos de estos accidentes tienen lugar en zonas próximas a los cotos donde crían y ceban a los jabalíes. Vuelvo a insistir: Son datos, no opiniones.

En conclusión: Se demuestra una vez más que esa obsesión antropocentrista de querer “gestionar” la naturaleza no funciona. La caza, además de ser una actividad peligrosa, dañina e incompatible con la conservación, no ejerce ningún tipo de “control” sobre las poblaciones de jabalíes, sino todo lo contrario: Genera muchos más problemas. La Administración y sus gestores tienen que darse cuenta de una vez por todas que hay otras alternativas a la caza, que es necesario adoptar otros tipos de estrategias.
Please follow and like us:
Miguel Ángel López Varona

Miguel Ángel López Varona

Biólogo y Guía de Montaña.

Ver todas las entradas de Miguel Ángel López Varona →

16 comentario en “El odio injustificado al Jabalí y su relación con la caza.

  1. Hola Miguel Ángel,
    Un texto magnífico y que se basa en datos claros y constatados.
    Muchas gracias y te envío un saludo cordial.
    Karin de los Casares.

  2. Suscribo totalmente y doy fe, en mi zona hay cada vez más jabalíes a pesar de haber aumentado la presión cinegética sobre ellos!

  3. Estupendo reportaje que quedaría redondo y de utilidad para cazadores y administraciones , si mencionaras esas alternativas.
    Gracias

    1. Gracias Santiago:

      En primer lugar, que la gestión del medio natural que se ejerce desde la Administraciones esté en manos de personal competente y titulado, y no por los “alimañeros” de siempre que no tienen ni idea del funcionamiento de los ecosistemas. Todos estos desequilibrios vienen de lejos, de una mala gestión secular. En segundo lugar, que a los cazadores les obligaran a superar un curso con un mínimo de contenidos para poder obtener una licencia de armas. En tercer lugar, que desaparezca de una vez por todas la caza “deportiva” o “recreativa”, como lo están haciendo muchos países, y se apueste por otros modelos de desarrollo rural más sostenibles y respetuosos con el medio natural, como lo están haciendo muchos pueblos (véase el caso de Villardeciervos, en Zamora, como ejemplo). Y en cuarto lugar, que desde la Administración se pongan en marcha los mecanismos para restablecer el equilibrio, a través de una gestión adecuada y bien planificada. La solución a estos desequilibrios no es fácil, es muy compleja, pero hay que empezar por recuperar poco a poco la dinámica habitual de los ecosistemas, dejando a los depredadores naturales hacer su función y dejar de interferir en su desarrollo. Al principio será necesario intervenir con controles puntuales, hasta que poco a poco se vaya restableciendo el equilibrio.

      1. Totalmente de acuerdo contigo!

        Si entras en Internet puedes encontrar algo sobre Viena y Ginebra con mi nombre que dieron la espalda a la caza deportiva hace 5 y 46 años, respectivamente. Especialmente en Ginebra, tras prohibir la caza de aficionados, Fauna y Flora no han hecho otra cosa que aumentar de manera espectacular.

        En Ginebra tienen las últimas poblaciones de liebres y perdices en Suiza. En los otros cantones los cazadores tienen que comprarlos y soltarlos con tal de tener algo sobre que pegar tiros.

        Y en cuanto al tema del zorro: Solo 3 años tras cesar la caza sobre el zorro en Ginebra, la población se reguló a la baja y queda estable hasta el día de hoy. Antes tenían unos 23 grupos familiares con muchas crías. Al parar la caza las familias se habían reducido a unas 12 familias solo con pocas crías.

        En Viena hace pocos años que introdujeron la prohibición de la caza de aficionados en el Lainzer Tiergarten, un área de 24 ha donde cazaba la realeza y luego los nuevos ricos. Eran cacerías enlatadas con la consiguiente crueldad. Y los vieneses estaban hartos de tener que ver estos espectáculos en las puertas de su ciudad. Junto con algunas organizaciones de protección de animales y también con la intervención del director forestal Andreas Januscovez (el mismo cazador) consiguieron que se prohibió la caza de aficonados en el Lainzer Tiergarten.

        Escribí dos dossieres sobre el tema. Si te interesa, te los puedo mandar por e-mail.

  4. Sabes que una sociedad de cazadores está obligada a realizar batidas si la administración declara emergencia cinegética en su coto y si no actua puede autorizar a otra sociedad ?
    Sabes que la administración catalana a traves de sus agentes rurales realizó caza nocturna , en vehiculos en marca y con armas no reglamentarias ?
    Sabes que hace unos años atras, sociedades de cazadores eran condenadas por la justicia en accidentes de trafico producidos en época de veda y de madrugada sin que se que se hubiese realizado batida alguna ?
    Sabes que es una tonteria decir que se crian jabalies en una granja para después soltarlos , cuando la realidad es que hay una superpoblación ? Veo que no sabes nada

    1. Siento tener que discrepar.

      Si quieres, te puedo llevar a un lugar en Bigues i Riells donde crían a jabalíes ilegalmente para soltarlos para sus batidas. Denuncié el hecho ante la URMA en diciembre del 2019, sin embargo, allí siguen. Nunca pasa nada en este país.

      Deberías enterarte de cuántas granjas cinegéticas hay en Cataluña y en el resto de España. Si, sueltan a jabalíes criados en granjas, porque estos tienen más peso, por ende, se gana más dinero con su peso para carne de caza y además, al haber sido alimentado con nutrientes extra para que los machos saquen buenos colmillos, los cazadores prefieren jabalíes de granja. Quedan mejor para fanfarronear ante los colegas tras haberse enfrentado a un bicho enorme que luego se lo cuelga en la pared del salón.

      Y en cuanto a los accidentes de tráfico con fauna silvestre, decirte, es la misma caza que hace mover a los animales, huyendo de sus acosadores. Mientras hay muchísimos estudios sobre esto. Hasta en España se realizó alguno. El resto de los estudios son más bien de Italia y de Alemania. También de EE UU, si bien recuerdo.

      Al huir de los cazadores y sus perros, los animales cruzan en su huída carreteras y autopistas con el consiguiente peligro que entraña. Suelen volver a su habitat entre horas o días al acabar la batida. Lo cual quiere decir, que vuelven a cruzar carreteras y autopistas.

      Aquí no son culpables los animales, sino los cazadores y en última instancia la administración. Si se hiciera una gestión adaptada a la biología del jabalí, esto no pasaría.

  5. Debo hacer un pequeño apunte sobre el aumento exponencial del jabalí durante las últimas 3 décadas aproximadamente, basándome en la experiencia diaria con el jabalí del Dr. Josef Meynhardt, del Prof. Richard Finke y del ingeniero forestal Norbert Happ (le llamaron el Papa del jabalí), que acumula 58 años. A ello se une también la experiencia del Prof. Dr. Dr. Swen Herzog, enseñando en la Universidad de Dresde en la facultad de ecología y ciencias de caza. Hay más expertos de jabalíes, pero creo con estos nombres y tantos años de experiencia con el jabalí ya hay suficiente.

    En primer lugar, para que la población jabalinera se estabilice a la baja, debe de cesar la caza sobre este animal. Hay un estudio llevado a cabo de Sabrina Servanty et al sobre 22 años que demostró que en zonas donde se acosaba al jabalí de manera continua, la población explosionó. Sin embargo, en otra zona donde apenas se cazaba, las hembras llevaron de dos a cuatro crías, de los cuales estadísticamente muere el 70 %. Muchos no llegan a cumplir el año de edad.
    Da el caso que faltan machos maduros. Colgados disecados de una pared no sirven de nada. Ellos, los machos, son los garantes de un celo único en invierno. Así todas las hembras paren en primavera y crían su prole hasta el próximo celo

    Si no hay suficientes machos y hay hembras que se quedan sin cubrir en época de celo, éstas vuelven a entrar en celo a las 3 semanas. Y si todavía ningún macho las encuentra, volverán a estar en celo a las 3 semanas. De este modo, en algún momento un macho perdido las encontrará. Y esto da lugar a partos durante todo el año.

    Así que: A los machos no se toca jamás!!!

    Luego el papel de la matriarca. Ella es el centro de mando de la familia. Y también es ella que regula quienes de las hembras deben entrar en celo. Son hembras de al menos dos años de edad y con cierto peso. Suelen ser las hermanas de la líder. Estando la matriarca, hembras por debajo de los dos años no entra en celo. Es un mecanismo que se escapa al entendimiento humano. Se supone que ella emite ciertas hormonas que avisa a las demás hembras que ha llegado el momento de entrar en celo.

    Se hizo ensayos, impregnando a las jovencitas con feromonas con tal de atraer machos. Sin embargo, las matriarcas echaron a los machos, impidiendo que estos cubrieran a las jovencitas. Si falta la matriarca, todas las hembras entran en celo, dado que ya no hay control matriarcal.

    De modo: A las matriarcas no se toca jamás!!!

    Estos dos hechos son los que hacen aumentar la población jabalinera de manera exponencial. No es el cambio climático, no es la abundancia de alimento, es la caza deportiva. Faltan machos maduros porque cada cazador que se precie, le gusta fanfarronear con un buen ejemplar disecado en su salón o al menos con unos colmillos impresionantes enmarcados, luciendo desde la pared del salón.

    La falta de matriarcas también corre a cuenta de los cazadores porque ni saben distinguirlas entre las demás hembras. Para saber quién es la líder, se debe de conocer a la piara. Observarla, cuidarla, seguirla. Pero en las batidas se venden cupos, los cazadores, muchos ni siquiera de la zona, se juntan y comienza la juerga (Palabras de la boca de un presidente de una asociación de caza). Y las batidas son la peor de las opciones para llevar a cabo una gestión correcta. Se revienta a los animales a diestro y siniestro, no importando de qué animal se trata, ni tampoco ha de estar en el cupo. Viva la juerga.

    Sin conocer a los animales, no se puede hacer una gestión adaptada al jabalí. De hecho, una correcta gestión debe de ser la misma que la que hace un depredador natural, apresando los más pequeños, los más mayores y los enfermos. Así mantiene a la población con buena salud. Pero los cazadores matan los mejores machos, así el acervo genético empobrece, porque al faltar los machos alfa, los que no habrían llegado a reproducirse, ahora se reproducen.

    Esto es todo el secreto por el que los jabalíes se reproducen tanto. No hay testimonios que en décadas anteriores había semejante cantidad de jabalíes como ahora. ¿Nadie se pregunta por la razón que, a pesar de matar tantos jabalíes, siempre hay más y más? Qué aquí algo no funciona, es obvio. Aun así, los biólogos de la administración no paran de aumentar el cupo de jabalí.

    El mismo mecanismo siguen también otros animales perseguidos, como, por ejemplo, el lobo y el zorro. Matar siempre pasa factura.

    Fuentes:
    Dr. Heinz Meynhardt https://www.amazon.de/Schwarzwildreport-Mein-Leben-unter-Wildschweinen/dp/3740200804

    Prof. Richard Finke https://www.amazon.de/Tuch-Borstenf%C3%BChlung-Tagebuch-Keilers-h-c/dp/3000036148

    Ingeniero forestal Norbert Happ
    https://www.buecher.de/shop/jagd/hege-und-bejagung-des-schwarzwildes/happ-norbert
    /products_products/detail/prod_id/48088744/

    Prof. Swen Herzog https://www.amazon.de/Wildtiermanagement-Grundlagen-Praxis-Sven-Herzog/dp/349401714X

      1. Encantada. Acabo de ver tu contacto e-mail.

        Te mandaré los dossieres en breve. Llevo ahora 8 años estudiando la caza deportiva (sin ser científica) y con cada argumento que esgrima esa gente a favor de este sin-sentido que es la caza de aficionados para gestionar nuestro patrimonio natural, tengo al menos 5 argumentos en contra.

        Y que voy bien encaminada lo veo todas las veces que me bloquean en sus páginas de Facebook. Esa gente, igual que los ganaderos, no son accesibles a razonmiento científico. Borran todos mis comentarios que en ningún momento son ofensivos, sino más bien ofrezco soluciones (lobos y demás “alimañas”), pero no. Es más sencillo borrar mis comentarios y bloquearme. Y seguir matando lobos y demás depredadores con veneno, con lazos y trampas y mediante batidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *