23 septiembre, 2021
Letharia vulpina

Fascinante Naturaleza Post Nº 4: Liquen de Los Lobos.

Los Chellenes y otras tribus de indios norteamericanos conocían muy bien las propiedades de un liquen al que llamaban “the wolfmoss”, que traducido significa “el musgo de los lobos”. La confusión de los líquenes con los musgos es habitual desde tiempos muy remotos, incluso entre los primeros botánicos. Pero efectivamente, no se trata de un musgo, sino de un liquen, la especie Letharia vulpina.

Letharia vulpina
Abies magnifica repleta del Liquen de los Lobos (Letharia vulpina) en Parque Nacional de Yosemite (California, USA).

Este liquen era muy apreciado por los indios porque de él obtenían un tinte de color amarillo intenso con el que teñían sus tiendas, sus ropas y mantas y sus cestos decorativos. Los “Pies Negros”, por ejemplo, pintaban sus plumas de color amarillo con el tinte que obtenían de este liquen. Pronto descubrieron que de él podían obtener también un potente veneno con el que impregnar las puntas de sus flechas. Lo de llamarlo “Wolf Moss” se debe a que mataban a los lobos introduciendo el liquen en trozos de carne y vísceras que dejaban sobre las rocas para que los lobos se lo comieran y murieran envenenados.

Cheyennes
Jefe Cheyenne “Wolf Robe” (1838-1910). Los Cheyennes utilizaban el Liquen de los Lobos como planta medicinal y para fabricar veneno.

Los indios boticarios le otorgaban además propiedades medicinales y lo tomaban en pequeñas dosis como remedio para los trastornos estomacales, o lo diluían en agua para lavar las llagas externas y las heridas. Es fácil suponer que estas tribus recorrían los senderos que les conducían a las montañas donde podían encontrar cantidades abundantes de este liquen con las que probablemente luego comerciaban. Es especialmente frecuente en los bosques de coníferas del oeste de los Estados Unidos, más concretamente en las Montañas de Sierra Nevada, en el Estado de California, y en las Rocosas de la Columbia Británica, en Canadá. Ambas zonas son consideradas la “población nativa” de este liquen.

Letharia vulpina
En la Sierra Nevada de los Estados Unidos reside la población nativa del Liquen de los Lobos.

La historia cuenta que la toxicidad de este liquen no pasó desapercibida para nuestros antepasados los Bárbaros, quienes lo utilizaron para matar lobos y zorros. Probablemente en el pasado fuera un liquen bastante abundante en Europa, sobre todo en las regiones del norte. Sin embargo, hoy está considerada como una especie muy rara y en peligro de extinción en la mayoría de los países de Europa donde está presente. Nada que ver con las poblaciones del noroeste americano, donde crece de manera abundante sobre las ramas y los troncos de la mayoría de las coníferas de los bosques secos, adaptados a la extrema sequedad del verano. 

Letharia vulpina
El Liquen de los Lobos (Letharia vulpina) llama la atención por su llamativo color amarillo.

Se trata de un bonito liquen de aspecto fruticuloso (como una barba), de color amarillo citrino intenso, formado por numerosas ramitas (lacinias) más o menos aplanadas y angulosas, de hasta 12 cm. de longitud, ramificadas varias veces. El color amarillo se debe al ácido vulpínico, la sustancia venenosa, un metabolito secundario sintetizado por el hongo simbionte.

Ácido vulpínico
Molécula del ácido vulpínico, una sustancia presente en algunas especies de líquenes y hongos de color amarillo intenso.

En Europa el Liquen de los Lobos aparece citado en determinados puntos del cinturón boreal, en bosques de Noruega y Suecia, en el noroeste de Eslovenia (Alpes Julianos), en zonas muy concretas de los Alpes (Suiza e Italia) y en Yozgat, en el centro de Turquía. En todas estas zonas crece sobre troncos de viejas coníferas (Pinus cembra, Larix decidua…). Últimamente han aparecido nuevas localizaciones en el Cáucaso, en Chipre y en el norte de África. En España, las primeras localizaciones estables de este liquen fueron detectadas a principios de la década de los 90, en el Macizo del Teleno (León) y en la Sierra de Francia (Salamanca). Posteriormente ha sido localizado en la Montaña de Riaño (León), en puntos muy concretos de la Sierra de Javalambre (Teruel), en la Sierra del Tremedal (Guadalajara), en Aigües Tortes (Lleida), y en determinadas zonas de las Islas Canarias (Tenerife, Gran Canaria y La Palma). Los últimos hallazgos se han producido en Mansilla de la Sierra (La Rioja, 2012), en la Sierra de Ayllón (Guadalajara, 2017) y en la Sierra de Guadarrama (Segovia, 2018). Es precisamente en la Montaña de Riaño donde nosotros realzamos nuestra particular Ruta del Liquen de los Lobos.

Letharia vulpina en la Sierra de Guadarrama
Letharia vulpina localizada en la Sierra de Guadarrama en el año 2018.

Probablemente intenta colonizar nuevos ambientes, pero sus limitaciones en cuanto a la dispersión y su dependencia a encontrar árboles grandes, viejos o muertos, más o menos aislados y bien iluminados, ponen freno a su recuperación. Dado que también es extremadamente sensible a la contaminación atmosférica, la presencia de Letharia vulpina en los bosques debe ser considerada como un claro indicador del alto grado de conservación del bosque y debe tenerse en cuenta a la hora de establecer criterios en cuanto a las medidas de protección de los espacios naturales.

Please follow and like us:
Miguel Ángel López Varona

Miguel Ángel López Varona

Biólogo y Guía de Montaña.

Ver todas las entradas de Miguel Ángel López Varona →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *